El Gobierno aprobó recientemente un paquete de 7.000 millones de euros en ayudas directas para autónomos, que se encargarán de repartir próximamente las comunidades autónomas. Estas subvenciones vienen a complementar el llamado ‘escudo económico’ que se ha ido prorrogando desde el pasado marzo de 2020, pero cuyas medidas para autónomos dejarán pronto de estar en vigor, si el Ejecutivo no las vuelve a extender. Es cierto que ha dicho que quiere reunirse «ya» con los agentes sociales aunque aún no hay convocatoria para esta negociación y se va acercando el límite de fechas.

Tras más de un centenar de consejos de ministros y reales decretos, los autónomos vuelven a enfrentarse al verano con la incertidumbre de no saber a ciencia cierta si las ayudas y prestaciones que ponga en marcha el Ejecutivo para los siguientes meses -en el caso de que se prorroguen de nuevo- les cubrirán y en qué medida lo harán.

Lo único seguro de momento es que en mayo expirarán las tres principales ayudas con las que cuentan los trabajadores por cuenta propia a día de hoy: el cese de actividad, los ERTE y la ampliación de los plazos de carencia de los préstamos ICO. Ahora mismo, la prestación y los expedientes todavía cubren a millones de autónomos, empresas y trabajadores que se benefician de un pago mensual y una exención de la cuota, en el caso del cese, y de una exoneración del pago de las cotizaciones por los empleados, en el caso del ERTE.

Por su lado, la ampliación del plazo de carencia de los ICO permite a los trabajadores por cuenta propia contar con más liquidez, ya que logran más tiempo en el que sólo deberán pagar intereses por sus préstamos avalados y se amplia el plazo de amortización.. De momento, y a expensas de próximas negociaciones entre el Gobierno y los agentes sociales, las tres medidas económicas dejarán de estar en vigor a lo largo del mes de mayo.

Call Now Button